Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

¿Cómo hacer el Roscón de Reyes?

Los días 5 y 6 de enero en las casas españolas se come el tradicional Roscón de Reyes, un bollo decorado con frutas escarchadas y con dos sorpresas en su interior. Si quieres descubrir que es lo que se esconde en este dulce sigue leyendo para conocerlo.

¿Cómo hacer el Roscón de Reyes?

Historia del Roscón de Reyes

Esta tradición española está unida al catolicismo, sin embargo, esta se cree que se remonta a la época romana. En la época romana se preparaba un dulce para celebrar el fin de la época de recogida de las cosechas, dentro se metía un haba y la persona que lo encontraba sería afortunada a lo largo de ese año.  Los siglos fueron pasando y aunque esta tradición se mantuvo en las civilizaciones siguientes, no fue hasta el siglo XVIII, bajo el reinado de Luis XV de Francia que esta costumbre se volvió mucho más popular. Fue en la corte de este Rey cuando se innovó y se añadió a parte del haba una sorpresa de más valor en su interior, una moneda de oro, convirtiéndose en la sorpresa deseada por los que disfrutaban de este dulce.

Este bollo cruzó la frontera y llegó a España y se ha mantenido hasta nuestros días. Aunque ya no se mete una moneda de oro en su interior, sino que esta se sustituyó por una figurita normalmente un rey mago y se mantuvo el haba. La tradición española dice que el que encuentre la figurita será el afortunado ese año y el que encuentre el haba deberá pagar el Roscón de Reyes. Además, en el agujero del bollo se coloca una corona de cartón que se le coloca al afortunado que encuentra la figurita.

Receta del Roscón de Reyes

Ahora que ya sabes un poco más sobre la historia de este curioso dulce navideño, te proponemos que te prepares para cocinar el tuyo propio. Aquí te dejamos la receta del Roscón de Reyes.

Ingredientes

  • Harina de fuerza
  • Leche
  • Azúcar
  • Levadura prensada de panadería
  • 3 huevos M
  • Ralladura de limón
  • Mantequilla
  • Esencia de vainilla
  • Sal
  • Ron añejo
  • Para la decoración: 2 huevos
  • 100 g de azúcar
  • 2 cucharadas de agua
  • Fruta escarchada o decoración al gusto

Elaboración

1. Elaboración primera masa

En cuenco pequeño echamos 100ml leche templada y la mezclamos con 12,5g de levadura de panadería y una cucharadita de azúcar.

En otro recipiente colocamos 150g harina y dejamos un hueco en el centro para verter la mezcla de la leche y la levadura.

Amasamos bien, hacemos una bola y la marcamos con una x en la parte superior

Dejamos la bola en un bol con agua tibia durante unos 10 minutos. En este tiempo la bola deberá de haber aumentado su tamaño por dos.

Apartamos esta masa para utilizar más tarde.

2. Elaboración segunda masa

Una vez terminada la primera masa que dejamos aparada y continuamos con el resto de ingredientes.  En un bol grande tamizamos 500g harina.

En otro cuenco mezclamos tres huevos con 200g de azúcar, añadimos un poco de ralladura de limón, una cucharadita de esencia de vainilla, una cucharadita de sal y una cucharada de ron añejo. Batimos la mezcla hasta que quede homogéneo.

Mezclamos en otro bol el 100ml de leche templada y 25g de levadura de panadería. Una vez hecha esta mezcla añadimos los huevos que hemos mezclado antes. Al terminar podemos ir uniendo poco a poco la harina tamizada y después 100g de mantequilla del tiempo.

Por último, una vez terminada esta mezcla añadimos la primera masa que hemos preparado y debemos ir amasándola durante 5 minutos.

3. Amasado final del Roscón de Reyes

Preparar una zona para amasar como la encimera, para que la masa no se quede pegada tendrás que echar un poco de harina. También te recomendamos que te pongas harina en las manos para que la masa no se te pegue a las manos.  Colocamos la masa y empezamos a amasar. Una vez hemos terminado de amasar, volvemos a hacer una bola con la masa y lo colocamos en un bol con un poco de harina.

Tapamos la masa y la dejamos fermentar durante 3 horas. En este tiempo deberá de duplicar su tamaño si esto no sucede deja que repose un poco más.

Después de este tiempo hay que darle forma de roscón dejando un agujero en la parte central. Te recomendamos que sea un agujero grande ya que al hornearse se hará más pequeño.

Es en este momento cuando tienes que introducir las figuritas sorpresa, el rey mago y el haba.

A continuación, colocamos la masa con forma de roscón sobre papel vegetal en una bandeja de horno lo tapamos con un paño y dejamos reposar 2 horas más para que duplique otra vez su tamaño

4. Decoración del Roscón y horneado

Una vez ha fermentado la masa, es el momento de prepararlo para que el roscón quede bonito. Para que la parte superior tenga color dorado, hay que batir un huevo con unas gotas de leche y pintar el roscón y esto hará que coja el color tan característico en el horno.

Para la decoración, humedece un poco de azúcar para que quede más compacto y colócalo por encima a modo de decoración. Por último, puedes decorar la parte superior con lo que más te guste. Aunque el Roscón de Reyes tradicional se decora con fruta escarchada.

Nuestra receta es de un roscón normal, pero si te gusta puedes rellenarlo de nata.

5. Horno

Una vez terminada la parte decorativa, procedemos a la parte del horno. Lo más importante es precalentarlo antes de meter la masa a 200º en posición arriba y abajo. Una vez se haya precalentado, metemos la bandeja en el horno y bajamos la temperatura a 180º durante 20 minutos. Vigila el roscón el tiempo que esté en el horno y si hace falta bajar un poco la temperatura e incluso sacarlo si se hiciera un poco antes, esto dependerá mucho de tu horno.


¡Esperamos que hayas sido el afortunado que ha encontrado la figurita y que no te haya tocado el haba!

Share this article

Suscripción