La Geria, la tierra del vino de Lanzarote

Cuando uno piensa en el paisaje volcánico de Lanzarote, puede llegar a pensar que en esta tierra creada por el fuego y calentada por el sol la vida se abra paso a duras penas. Pero aunque su inhóspita apariencia recuerde por momentos a un terreno marciano, lo cierto es que se trata de una tierra fértil de la que se puede sacar provecho. Éste es el caso de La Geria, la tierra del vino de Lanzarote.

La actividad volcánica de Timanfaya que tuvo lugar entre 1730 y 1736 fue la responsable de la apariencia actual de la zona. Las cenizas y los restos de aquellas erupciones son las que han dado a La Geria su característico color.

La inventiva del hombre fue lo que propició la explotación de estas tierras como lugar para el cultivo de vides. Se excavaron conos de varios metros de diámetros en el picón, que es como se conoce en Lanzarote a las cenizas volcánicas que conforman la superficie. En estos conos se plantan las vides u otras plantas frutales como las higueras. Gracias a la profundidad de los conos y a unos pequeños muros de de piedra que se ponen a su alrededor, las plantas quedan protegidas del viento y se benefician de la humedad en el suelo.

Ésta técnica de cultivo dio origen a un paisaje espectacular que pone de relieve la capacidad de adaptación al medio que tiene el ser humano. Además, La Geria se convirtió en una de las más importantes zonas vinícolas de la isla. Con un método de cultivo único en el mundo, los vinos de Lanzarote consiguieron la calificación de denominación de origen en 1993. La uva malvasía es la variedad más extendida en la isla pues es la que mejor se adapta a las condiciones particulares de la tierra y del medio.

Debido al carácter tradicional que ha tenido siempre este tipo de explotación necesita incluso a día de hoy del esfuerzo de todos. En los 70, el turismo reemplazó al sector primario como principal actividad económica de Lanzarote, porque lo que muchas tierras de cultivo quedaron abandonadas. Actualmente, el proyecto Salvar la Geria supone un intento por preservar tanto un modelo de cultivo único como la zona en el que éste se practica.

Dentro de esta iniciativa se enmarca la Wine Run, una espectacular carrera por los viñedos que tiene como objetivo último la conservación de un entorno y una manera de hacer las cosas únicos en el mundo. La Wine Run está hecha no sólo para deportistas, si no también para amantes del vino o simplemente personas solidarias que disfrutar del sudor y la recompensa final. Como bien reza el lema del proyecto: La Geria, salvada por todos y para todos.

Recorre la isla y descubre todos los lugares impresionantes que alberga Lanzarote y disfruta a su vez del mejor todo incluido en nuestro Sandos Papagayo Beach Resort.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  

*
*