El origen de San Valentín

El origen de San Valentín, el día de los enamorados, está envuelto en el aura de leyenda que trae consigo el paso del tiempo. Aunque hay varias teorías sobre cuál fue el santo que terminó poniendo su nombre a esta festividad, una destaca sobre las demás.

Se dice que San Valentín era un sacerdote cristiano que vivía en Roma en tiempos de Claudio II. En aquella época, el imperio seguía siendo pagano aunque el cristianismo iba aumentando cada vez más su influencia.

El emperador consideraba que un soldado sin familia podría servir mejor al imperio, por lo que estableció una ley que prohibía los matrimonios entre los jóvenes. Éstos tenían que casarse en la clandestinidad y el encargado de oficiar la ceremonia era San Valentín. Cuando la noticia salió a la luz, Claudio mandó apresar y encarcelar al sacerdote.

El carcelero de San Valentín, el oficial romano Asterius, quiso poner a prueba la fe del preso. Tenía una hija ciega y retó al sacerdote a que le devolviera la vista. Cuando éste lo logró debido a la gracia del Señor, toda la familia de Asterius, incluido él, acabó convertida al cristianismo. A pesar del milagro, San Valentín continuó preso, fue torturado, martirizado y finalmente ejecutado el 14 de febrero del 270.

Sobre el año 498 comenzó a celebrarse la fiesta en honor a San Valentín. Aunque en 1969 la fiesta fue borrada del calendario eclesiástico por la Iglesia Católica, con el fin de eliminar el origen legendario del santo. Aún así, en 2014, el Papa Francisco, apoyó celebrar San Valentín para devolverle a la fiesta el sentido religioso.

Así pues, la creencia tan extendida de que esta fiesta fue inventada por los centros comerciales para aumentar sus ventas no es del todo cierta. Realmente, no se inventó nada, sólo se adaptó una tradición existente (celebrada en mayor o menor medida en el mundo cristiano) con el fin de convertirla en una nueva oportunidad para consumir.

Se dice que en España, el responsable de esta nueva moda, fue el fundador de las Galerías Preciados de Madrid, Pepín Fernández. En el año 1948 comenzaron a hacer publicidad de “El día de los enamorados”.

Desde entonces las parejas en España disfrutan cada 14 de febrero como un día especial en el que demostrar su amor e intercambiar regalos con sus amados.

Sea como fuere el origen de la tradición, lo cierto es que esta fiesta se basa en el amor por tus seres queridos y una oportunidad perfecta para demostrarlo. En Sandos Hotels & Resorts queremos que dispongas de todo lo necesario para disfrutar de este día tan señalado.

En Sandos San Blas Nature Resort & Golf, en Tenerife, ofrecemos distintos paquetes románticos para parejas, en los que no faltará una botella del mejor champagne o cava, así como bombones, rosas, diferentes kits de aceites o sales, y cajitas con piedras volcánicas.

En Benidorm, nuestro Sandos Monaco Beach Hotel & Spa te propone un plan que no podrás resistir. Una sesión completa en su spa que incluye jacuzzi privado en pareja con cava, bombones y frutas tropicales, además de un masaje relajante con caviar negro.

Por su parte Sandos Papagayo Beach Resort desea que disfrutes de los mejores manjares en un día tan señalado, por lo que pone a tu disposición un menú para enamorados en su restaurante francés y con música en vivo. Todo pensado para que tu San Valentín en Lanzarote sea inolvidable.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+1Pin on Pinterest0Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  

*
*